Creación de Identidad: La Oveja y el Tigre… que elegís ser?

Habia una vez una tigresa preñada que estaba buscando alimento. Vio un rebaño de ovejas y se abalanzó sobre ellas. Dio cuenta de una, pero a raíz del esfuerzo en su estado de gravidez, murió mientras daba a luz. El cachorro de tigre nació huérfano, en medio del rebaño de ovejas. Sin saber su verdadera identidad, el tigrecito se unió el rebaño y aprendió a caminar, comer y balar como las ovejas. El cachorro también aprendió a sentirse víctima, a lamentarse, a echarles la culpa a los demás por sus penurias, tal como hacen las ovejas.
Un día, otro tigre que andaba por la región se encontró con esta escena ridícula: un cachorro de su especie caminando, comiendo y balando como oveja. Con un gran rugido, el tigre corrió hacia el lugar de pastura, desparramando a las ovejas. El tigre adulto tomo al cachorro, lo arrastró hacia un estanque y lo forzó a mirar su reflejo en el agua mientras le decia: “¡Mira!, no eres una oveja, eres como yo, eres un tigre. Eres un tigre y tienes la fuerza, el coraje, la libertad y la majestad del tigre. Eres responsable de tu destino; eres el cazador, no la presa”. Entonces, el tigre dio un rugido inmenso y glorioso. Esto aterrorizó y excitó al cachorro. El tigre le dijo entonces: “¡Ahora, ruge tú!. Los primeros intentos del cachorro fueron patéticos, a medio camino entre un balido y un chillido. Pero pronto, bajo la tutela del tigre adulto, el cachorro desarrolló su verdadera naturaleza y aprendió a rugir; a rugir como el protagonista de su vida.

Fred Kofman hace referencia a esta historía Sufí en su libro trilogía “Metamanagement”, y es una analogía que me deja pensando y me gustaría compartir estas reflexiones.

zana

Durante el 2008, varias veces me tomé el tiempo para meditar sobre este tema, pero recien ahora me doy cuenta que no lo suficiente. La vorágine en la que nos envolvemos, hace que “persigamos la zanahoria”, y seamos unas -a veces muy eficientes- máquinas resolvedoras de problemas, respondedores de e-mails, solucionadores de quilombos, etc.. Lo que quiero decir, es que nos come el día-a-día, y nuestra labor pasa a ser corto-placista, resolviendo los problemas que puedan aparecer, y así vamos consumiendo nuestras horas, días, semanas, meses, etc.
Si seguimos así, estamos eligiendo ser víctimas, optando por ser ovejas, cuando nuestra naturaleza es otra. Podríamos ser tigres, fuertes, creadores de nuestro propio destino, si simplemente nos dieramos cuenta que nuestro labor diario está lejos de lo que nos agrega valor a nosotros mismos, y -consecuentemente- a nuestros clientes.

Como comenté en un post anterior, me tomé unos días para relajarme, y -entre otras cosas- meditar un poco. Uno de los puntos que más ocuparon mi tiempo, fue la definición de identidad.

Durante el viaje de ida y vuelta, discutimos bastante sobre los grandes exponentes de distintas materias (Matemática, Física, Economía, etc.). Una de las preguntas que nos hicimos fue: Si tuvieramos / hubieramos tenido los mismos recursos y posibilidades de esa gente, ¿nosotros tambien hubieramos llegado a ser profesionales de ese calibre, y dar catedras tan importantes?

El tema en si mismo, pero más particularmente esta ultima pregunta, me dejaron pensando y meditando. Llegue a una conclusion, que me resultó más interesante que responder la pregunta de arriba, y es que en la historia (en los cuentos que nos contamos, y que se cuentan los otros) hay roles. Roles, y responsabilidades que adoptamos por varias cuestiones y variables distintas, algunas de ellas, son las competencias y habilidades que vamos adquiriendo con los años, con el estudio, la práctica y nuestra deriva histórica. Como hay catedráticos e investigadores que nos enseñan teórica, y pragmáticamente un tema en particular, estan los “alumnos” que aplican en la vida real lo aprendido. Tambien estan los estudiosos, que confirman y/o refutan las hipótesis. Y así mismo,  podemos encontrar a los encargados de cada porción (procedimiento) del área en cuestión.

Por definición de identidad, entonces, entiendo que es la identificación del rol que queremos cumplir en nuestra vida y/o organización. Para ello, es fundamental que entendamos que no es posible que ejecutamos todos los roles, y que está bien que así sea. Si nuestro anhelo es ser médicos, con esa sola decisión no bastará. Tendremos que identificar que especialización estudiar y adquirirla como competencia, por ejemplo traumatólogo. Una vez como profesionales “consumados” será fundamental que respetemos nuestro rol, y nuestro campo de acción (siguiendo el ejemplo, encargarnos de los problemas traumatológicos, pero dejarle un problema respiratorio a un experto en dicha especialidad).

Personalmente, creo haber encontrado mi camino. Si bien me gusta la dirección de equipos, tambien me gusta mucho la enseñanza y promover valores que creo vitales para poder conducir equipos, administrar empresas. En definitiva, ser un buen líder.

Haber definido que camino seguir los próximos años, es muy importante en el desarrollo de cualquier persona. Si es algo que todavía no se plantearon, los invito a reflexionar al respecto 😀

¿Que opinan?

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Hay 5 Comentarios

  1. Interesante post, que da para pensar.

    Escribo rapidamente. En la vida hay oportunidades, no hay tanto roles.

    Las oportunidades nos llegan, y de alguna forma las buscamos, o estamos preparados para recibirlas.

    Mas que buscar un rol, busco oportunidades. Oportunidades de hacer, de hacer algo con la vida. Mientras llegan, me voy preparando para recibirlas.

    Y de alguna forma, uno va descubriendo que para hacer algo con la vida, no basta lo que uno conoce o sabe. Hace falta la ayuda de otros.

    No importa la identidad, o por lo menos, no tanto. Uno puede ir cambiando con los anios. Lo importante, para mi, es hacer algo con la vida. Si para hacer eso, hay que cambiar o ser igual e identico, es lo mismo. Si uno tiene identidad, pero no hace algo con eso, no vale la pena. Si uno cambia, pero tampco hace algo con eso, es el mismo desperdicio.

    Uno no es tigre u oveja. Uno es ser humano, y tiene la capacidad de llegar a ser muchas cosas o roles. Tenemos naturaleza humana, pero tambien la capacidad de tomar decisiones, de formarnos como personas, de usar la voluntad y otras capacidades para transformarnos. Es decir, no somos totalmente libres, pero tampoco estamos “predeterminados” a ser tigre u oveja.

    Algo mas filosofico y personal

    http://ajlopez.zoomblog.com/archivo/2007/07/23/oye-Mike-cual-es-el-sentido-de-la-vida.html

    Bueno, fue un comentario rapido, en el medio del ultimo dia del anio…

    Nos leemos!

    Angel “Java” Lopez
    http://www.ajlopez.com/
    http://twitter.com/ajlopez

  2. Poder marcar el polo mas lejano al que apuntamos es buenisimo!
    Eso si, es una gran responsabilidad, luego todas nuestras acciones se ven reflejadas.
    El caso mas comun es el del dinero, si mi objetivo mayor de todos fuese hacer mucho dinero, significa que haria cualquier cosa por ese objetivo. Creo que hoy en dia, exiten tantos robos, fraudes, y demas cosas malas por una mala planificacion de que realmente quieren para sus vidas.
    ¿Cuantas personas para el bienestar de su familia terminan trabajando todo el dia para que ni el perro los reconozca? En ese caso creo que hay una mala elección, o una elección no muy clara.
    En particular a lo que vos nombras, creo que en tus actividades se ve como subyace esta “necesidad” tuya de capacitar, de transmitir conocimiento, asi que creo que estas dando en la tecla con la elección.
    Linda manera de arrancar el 2009!

  3. Pingback: Factores Externos: La excusa imperfecta | Liderar en la Era 2.0

  4. Rodo

    Muchas gracias por los comentarios!
    @Angel: Tu comentario me dejo pensando, y -al igual que vos- creo que hay oportunidades, pero tambien creo que existen roles. Los roles que tomamos frente a esas oportunidades. En el post no quise hacer referencia a un “rol” particular como podria ser programador, gerente, etc. (la no asociación de rol = puesto de trabajo), si no a que papel vamos a desarrollar en la vida. ¿Vamos a ser lo que queremos ser, o vamos a ser lo que el entorno nos dice que seamos? Creo que la moraleja habla un poco de eso, o por lo menos así lo interpreto.

    El rol que yo elijo para mi vida, es de protagonismo, de accionar para lograr mis objetivos, explotando al máximo las oportunidades que se presentan 😀

    Muchas gracias por el comentario, me dejó pensando!

  5. Lole

    Interesantisimo post, y que bueno haberlo leido. Es la respuesta al cambio que se te viene notando: mas orientado al accionar, que al decir, como nos suele pasar cuando nos encontramos en una posicion “comoda”. Ja con esto te estoy dando una pauta de que arrancaste con el pie derecho en pos de esta nueva “identidad”.

    Abrazo

    el Lole