de Crítico Constructivo a Critico Desconstructivo

Este fin de semana, leí uno de esos capitulos de un libro que te dejan pensando, y en mi caso -tambien- meditando un poco sobre como venía actuando, y como quería actuar al respecto.

Para meterlos en contexto, les hago mi síntesis sobre el capítulo*:

Crítica Desconstructiva

Nuestro sentido común nos dice que existen dos tipos de Críticos, los destructivos, y los constructivos. Si bien el segundo puede tener buenas intenciones, puede ser igual o más peligroso que la crítica destructiva. Ambos se basan en la premisa de “yo tengo razón y tu (el criticado) estás equivocado“.

Fuera del sentido común, tenemos una nueva posibilidad, que no se encuentra en el menú original: La Crítica desconstructiva. El objetivo de esta, es:

  • aumentar la capacidad para cumplir la tarea en cuestión,
  • mejorar las relaciones,
  • e incrementar la calidad de vida de las personas.

La critica desconstructiva no asume que el crítico tiene razón, y/o que el criticado está equivocado, como así tampoco que existe solo una forma de ver el problema. El crítico no tiene la responsabilidad de explicar que pasa exactamente, ni su resolución, como así tampoco el criticado tiene la obligación de aceptar la opinión de su critico.

Para resumir, Des-construir es abrir la caja negra del modelo mental y considerar el proceso por el que se ha arribado a la opinion sostenida, como tambien explorar el modelo mental del otro y considerar el proceso por el que el arribo a la opinión que sostiene.

Despues de leer e interiorizarme un poco más con este tipo de “críticas”, empecé mi auto-evaluación. En primer lugar, identificar que era lo que quería hacer / transmitir, y por el otro lado que estaba haciendo.

Como la Crítica Desconstructiva es uno de los cimientos del Coaching Ontológico, ya tengo algunas practicas y costumbres casi incorporadas, pero lo que noté, es mi falta de conciencia sobre ellas. Esto, me lleva a mezclar que tipo de crítico soy en diferentes situaciones, o hasta en la misma y es donde aparece lo que llamo “bipolaridad del coach”, donde primero adopto una posición, y más adelante  -y sin notarlo- otra.

Como comenté en el artículo donde hablo sobre los primeros pasos de las sesiones de mentoring, mis objetivos (entre otros) era nutrirme de las experiencias de las personas involucradas, y crecer yo mismo. Creo que ese objetivo es el que me acerca más al liderazgo desconstructivo, y ahora empieza un nuevo desafio, que es tomar conciencia de ello y emprender los cambios que sean necesarios.

¿Qué opinan?

Referencias:

* Fredy Kofman: Metamanagement, Tomo 2, .

Kegan y Lahey: The Seven Lenguages of Transformation.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Hay 7 Comentarios

  1. Había escrito un comentario hermoso (?) y se borró asi que, resumo un poco.
    Me parece un enfoque muy copado el de la crítica desconstructiva, lo veo como una evolución de los demás tipos de críticas, y creo que realmente se enfoca mas en solucionar un problema, que en quien tiene razón, lo cual me parece aún mas piola.
    La parte dificil de aplicarla, es sacarse del papel del “tengo razón” es muy dificil, mas aún cuando uno tiene la certeza de lo que dice. ¿Cómo no confiar en nuestra razón si es la nos ayuda en todo?
    Ahí tiene que cambiar el enfoque, tambien, aunque, no es fácil.
    Saludos.

  2. Adrian Pedernera

    Rodo, muy bueno el post y me recuerda a mis pasos por el CETEAN donde Juan Carlos me cambio la manera de ver las cosas usando estos conceptos aunque con otras palabras.También no puedo olvidar que este tema esta muy relacionado con el manejo de las emociones.
    abrazo,Adrian

  3. Ale

    Hola Rodo! Me suena familiar el tema. Acabo de leer tu post y me parece genial la idea de un tercer tipo de critica que promueva el enriquecimiento mutuo y no el predominio del paradigma unico. Voy a conseguir el libro asi me interiorizo mejor. Saludos.

  4. Wally

    Construir o destruir? Es todo muy relativo… Porque quien critica asume que está construyendo, y quien es criticado siente que se lo está destruyendo, ya sea anímica o ideológicamente.

    Personalmente he aprendido (hace muy poco) que no debe puntualizarse la idea en que yo estoy bien y el otro está mal, el otro es el que se equivoca. Si el otro se equivoca, y uno recorre el camino que le provocó el error, es muy probable que no tenga (el crítico) siquiera que mencionarle el error, sino que (el criticado) en la mayoría de los casos percibirá su error automáticamente.

    “Hay veces que uno cree saber como gira el mundo, y le asombra darse cuenta que está detenido en un punto eternamente” G. Galilei

  5. Crítica = f. Arte de juzgar y evaluar las cosas: le daba mucha importancia a la crítica.

    Entonces “Ambos se basan en la premisa de “yo tengo razón y tu (el criticado) estás equivocado“.” para mi es un NI.

    Creo que la palabra clave ahi es Arte. El arte es una forma de expresión, no es ni bueno ni malo, sólo es. Como tal no intenta desarrollar una verdad, sino exteriorizar una sensación. Y sino hay una verdad, no hay equivocación. Mientras la crítica sea a conciencia y surja a partir de un sentimiento vivido, no hay constructivas o destructivas. Una cosa diferente es lo que haga el “criticado” al escuchar lo vivido (sentido) por el “criticante”, y aún otra cosa diferente es que el “criticante” exprese en modo de crítica una sensación que no se relaciona con la acción a juzgar o evaluar.

    Y creo que sin querer (doy fe) acabo de hacer crítica desconstructiva.

    Ooootro tema, Ojo cuando hablás del “sentido común” (http://www.ambitmariacorral.org/castella/?q=node/700) porque no es lo razonable o lo más lógico, sino algo temporal que depende de las personas y las sociedades. Paradójicamente, tu “sentido común” incluye la crítica desconstructiva en vez de dejarla fuera.

    Yapa: http://www.generacion-e.com/12-frases-sobre-el-sentido-comun-el-menos-comun-de-los-sentidos/
    las que más me gustan son la #2 y la #7.

    En resumen, la crítica desconstructiva parece ser el arte de decir lo experimentado durante el acto a “criticar”, y el arte es, básicamente, cagarse de frío.

  6. Pingback: ¿Cómo liderar sin ser criticado? « Liderar en la Era 2.0

  7. Pingback: Management Desconstructivo « Rodo Nasif Salum