Mi experiencia en otras culturas #1: Toronto, Canada.

Voy a empezar cronologicamente, y esta serie arranca en abril del 2006 cuando tuve que viajar por algo menos de un mes a Markham, ciudad en Toronto.

En la oficina estábamos viviendo una globalización que nos revolucionó por completo, y el epicentro era esa ciudad.

Eramos dos las personas que viajábamos, y después se sumaron otros dos. Era mi primer vuelo internacional (sin contar paises limítrofes a la Argentina), y se sintieron la largas 20 hs que pasé arriba de un avión (contando la escala en Atlanta, por supuesto).

Arribé en un aeropuerto casi desolado, donde solo había 5 valijas en la cinta transportadora.  Pasar migraciones y aduanas fue tan sencillo como un:

– Hello mate, do you have cigarrettes, alcohol or drougs?

– No at all

– Good, welcome to Canada.

Manejé los 40 kilómetros que había desde el Aeropuerto hasta el hotel, previo stop en un local donde vendian wraps al mejor estilo Sub-Way. Era domingo, alrededor de las 3 de la tarde y el muchacho de origen indio parece que estaba durmiendo la siesta.

Nos atendió de 10, y nos dió varias indicaciones de lugares para visitar: Shoppings, malls, restaurants, etc.

Como comente en el post introductorio a la saga, no quiero explayarme mucho sobre la experiencia laboral, mas si en la interración con la gente.

El objetivo de mi viaje fue hacer las gestiones necesarias para traer a Argentina uno de los clientes que se manejaban desde allí.

Creo que todos sabemos que cuando pasa algo así, la contraparte suele estar bastante reticente a la hora de entregar determinada información, colaborar con algunos temas, etc. porque muchos temen un despido en el corto plazo. Por suerte pudimos entrar en confianza, y más allá de algunos por menores me ayudaron en todo.

El equipo estaba formado por tres integrantes:

  • Un muchacho japonés,
  • una chica de filipinas y
  • un tanzano.

Con la persona que más pegué onda, fue con el muchacho de Tanzania, que había llegado a Canadá en el año 80.  Uno de los últimos días me recomendó un par de lugares para conocer en el downtown, y al otro día de haber ido se dió una conversión parecida (que paso a traducir para que no se pierda ningún detalle):

– Ayer visitamos los malls que nos recomendaste, y tambien fuimos a Toronto Downtown.

– Genial, que te ha parecido?

– Muy bonito… me gustó mucho el contraste entre las diferentes culturas aunque me llamó la atención la cantidad de extranjeros que vi en los malls. Especialmente asiaticos.

– Si? Que raro, aunque Ontario suele recibir turistas todo el tiempo.

– Es verdad, aunque hablo de los empleados de los comercios, gente manejando sus automoviles…

– Ah, ok. Canadienses.

– Parecían asiáticos, en su mayoría. Bromeé con cierta preocupación en el entendimiento idiomático.

– Claro, su país de origen puede ser china o japón, pero se naturalizaron canadienses. Como yo, SOY CANADIENSE.

Pasaron los días, y en diferentes charlas con diferentes personas noté que pocos eran hijos de canadienses, la mayoría venia de otras latitudes en busca de diferentes horizontes, pero todos eran tratados igual y nadie los miraba como “un extranjero” que roba trabajo.

Muchos matices, muchas culturas que convergen y cada una tiene un espacio para expresarse.

Hermoso país, que recomiendo tanto para vivir como trabajar.

Vos ya fuiste? Cual fue tu experiencia?

Nota Adicional: Al día de hoy, las tres personas con las que trabajé en Toronto conversan su puesto.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *