Expresion de deseo

Hoy no me siento muy bien animicamente. Ví el video que un compañero -al que no le conozco la cara ni el nombre- creó y subió a la red, y me afectó de alguna forma.

Debo confesar que mi primer impulso fue una risa. Si, me reí. Ver ridiculizado a Hitler me causó eso. Pero cuando lo volví a ver, para concentrarme en que decían los subtítulos, y los comentarios me sacudió bastante.

No es una novedad que hay gente que la está pasando muy mal (salario, carga de trabajo, clima, equipo etc.),  yo mismo las vengo vivenciando día a día. Cosas que no me gustan y me encantaría cambiar.

Pero decir que me encantaría cambiar la situación de toda la gente que no está como debería (y la mía) es una mera expresión de deseo. Como también lo es este video, y los comentarios: Expresiones de deseo.

No comparto los insultos y faltas de respeto, pero tampoco anulo los reclamos legítimos que se leen explicita e implícitamente por los exabruptos que condimentan el todo.

Estoy empezando mi octavo año en la empresa, y viví de todo.

  • Ganar poco,
  • que entre un compañero al que tengo que entrenar y le paguen mejor,
  • que efectivicen siempre a los de al lado,
  • que me efectivicen a mi,
  • ganar más que mis pares,
  • después volver a ganar menos, etc.

Creo que estos años me enseñaron algunas cosas. Entre ellas, que algunas estrategias SI funcionan, mientras otras no me han mostrado tan buenos resultados.

Cuando converso sobre este tipo de problemas con amigos y/o colegas, siempre hablo sobre mi miedo a que se llegue al Punto de No Retorno.

Punto de no retorno en cuanto a la situación emocional de quien está disconforme. Que esté tan enojado con la organización, que aunque se mejore la situación ya no pueda volver a “querer” (por decirlo de alguna forma) a la empresa.

Trabajo para evitar que eso pase. Con aciertos y equivocaciones, obvio. Pero no escribo para vender nada, sino para ofrecer una mano. Para tomar nota de estas expresiones de deseo (ajenas y propias), ver que se puede hacer para solucionarlo y HACERLO.

Pero no puedo ni quiero hacerlo solo, por eso los invito a mi escritorio. Les aseguro un oido. Si tienen ideas para cambiar todo lo que se podría hacer mejor, laburemoslo juntos y hagamos de esto un lugar mejor.

Mi apoyo y tiempo para los que quieran cambiar el paradigma.

Abrazo y muy felices fiestas para todos!

(Por cuestiones técnico-operativas no puedo embeber el video aquí -como veran hace mucho no puedo adjuntar fotos ni videos en el blog- pero les dejo el link)

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Hay 8 Comentarios

  1. Mariano Aragunde

    Está muy bueno lo que pusiste. A veces uno peca de “tibio” por no querer opinar sobre temas un poco delicados y que pueden herir susceptibilidades, pero me parece que tu punto de vista es bastante objetivo y sincero. Yo soy hincha de que en base al común entendimiento, lógia, sentido común y razonamiento podemos lograr todo, desde las pequeñas cosas en la vida cotidiana hasta que la presidente y “el gran diario argentino” terminen a los besos. Capaz que soy un poco ingenuo, pero estoy en la misma que vos: es una expresión de deseo. Felices fiestas!

  2. Creo que nada sucede por casualidad. Llego a este post a través del twitt de Sebastián Paschmann en un momento un poco confuso, ambiguo de mi vida donde a los 46 debo volver a reintentar nuevos caminos tras dejar de trabajar en una empresa pequeña y nociva.

    No me asustan los desafíos pero sí la falta de energía para llevarlos a cabo. Las ideas, nuevas o buenas, nos esclavizan atándonos a utopías. Las ideas que no se concretan suelen terminar siendo canto de sirenas. Creo que no hay nada más frustrante que se te pudra una idea en la cabeza.

    Ahora, tu texto me hace preguntar ¿Llegar a los 46 con un montón de ideas en la cabeza pero sin un proyecto concretado es llegar al punto del no retorno? Nunca lo pensé desde esa perspectiva.

    Tal vez estemos demasiado atravesados por paradigmas de los que desconocemos por completo sus orígenes y por eso seguimos cagando a palos al mono nuevo que se atreve a tomar las bananas.

    En fin, nada sucede de casualidad. Gracias, en todo caso, por este recuadro en blanco al que yo le hice forma de oreja por unos minutos.

    Saludos

  3. La verdad, me siento identificado con tu post.

    Hace 8 años que trabajo en mi empresa tambien, naci en los 80, y el 90 % de las cosas que decis me paso.

    Ahora bien, estoy a un paso de llegar al punto sin retorno, estoy enojado, es cierto, desganado, y el no poder que eso vuelva atras me pone mal.

    Pero bueno, esperaremos poder en el 2010 revertir algunos puntos o poder armar proyectos!!

    Un abrazo!

  4. RF

    Rodo, tuve la misma sensación que vos al ver el video por primera vez, me reí bastante ya que algunos puntos son muy reales, pero cuando lo mire en frío lo primero que me choco fue el personaje principal, y después los subtítulos, siempre me acuerdo de un jefe que tenia que decía “la puerta de esta empresa siempre esta abierta, para entrar como para irse”, no voy a negar, y seria un necio ya que lo hemos hablado, que hay ciertas realidades en lo que muestra este video, pero hay otras realidades que no se dicen, por ejemplo que seguramente el que realizo el subtitulo no tiene mas de 25 años (por que si toman gente sin experiencia laboral), que seguramente es su primer trabajo en una empresa de este magnitud (por que sin temor a errar casi ninguno trabajo en una multinacional), que seguramente invirtió tiempo de la empresa para hacer el video (y no me jodan con que lo había echo en la casa) y seguramente lo subió desde la conexión de la empresa. Tomando las palabras de mi viejo jefe (y ojo que era de la pesada) si estas tan mal busca otro trabajo, si estas tan mal háblalo con tu coordinado o tu tean leader o con tu gerente, no te escondas, no seas mas de lo mismo que hablan por los pasillos (y me incluyo) y no reclama a quien corresponde.

  5. Hay 2 cosas que me parecen importantes, y quisiera destacar:

    1) Al punto de no retorno se llega por simple consecuencia de unas cuantas cositas progresivas y mínimas, que al congregarse forman una caudalosa catarata -linda analogía podríamos hacer con un grupo de piqueteros-. El tiempo, la plata, eso de andar enseñandole a todo el mundo como tiene que hacer las cosas, son simples ítems que indudablemente a muchos les indigna. Y además, a medida que avanza el tiempo, esas cosas no te las devuelve nadie, por más buena onda y felicidad que intentes ponerle

    2) Si uno se empeña en poner cara de traste y ver mal todo siempre, se gasta el poco tiempo que tiene en quejarse. Y después nos arrepentimos de no haber aprovechado ese momento que en ese momento desestimamos tanto

  6. Rodo, me gustó la calidez del post. Está en línea con la impresión que me llevé de vos cuando nos conocimos en el Palermo Valey. Cuántas cosas para pensar y qué sorpresa la peli (otro sorprendente uso de You Tube que nunca había pensado, hasta ahora).
    Hay un par de cosas que quiero dejar apuntadas en este espacio, no sin antes agradecer la posibilidad de poder hacerlo.

    Cada empresa personal tiene el tamaño de la ventana que uno abre para imaginarla. Lo demás es marcha, trabajo, aprendizaje y corrección del rumbo todo el tiempo. No importa si uno construye esa imagen cuando tiene 20 años o cuando tiene 50. Aunque es posible identificar etapas, la vida es un continuo. El punto de no retorno creo que aparece cuando uno se resiste a abandonar lo que ya sabe que no funciona para poder echarse a la mar en lo que no conoce. Por ahí ese momento coincide con el punto en que empezamos a responsabilizar a otro por lo que nos pasa. No es una regla general, pero …

    Yo soy de los 50 (tengo 57) te imaginás todo lo que he visto cambiar. En estos últimos 10 años aprendí algo, intentando salir de diferentes infiernos en los que fui quedando envuelto por no cambiar a tiempo: a medida que las cosas se ponen más duras necesitás contar con vos cada vez más y menos con el contexto. Eso significa que tenés que alinear muy finito lo que pensás con lo que hacés. Con el tiempo, a medida que van apareciendo los resultados, cuesta creer que tardaste tanto en darte cuenta.
    Abrazo

  7. Ana dc

    Rodri la verdad me encanto lo que pusiste…. y creo que en la vida en general hay que pensar las cosas así no sólo dentro de nuestro trabajo…
    Bueno Ro aparte quiero desearles mucha pero mucha felicidad por este gran momento de ustedes….Los quiero mucho…
    Beso
    Ani