Un post bastante personal

Hoy no siento especiales ganas de hablar de un tema en particular, pero si de escribir sobre varias sensaciones, sentimientos y situaciones que fui viviendo y encontrando en las últimas semanas.

Por causalidades de la vida, fui teniendo diferentes conversaciones. Charlas, cambio de opiniones y hasta algunas expresiones de deseo con personas a las que admiro profesionalmente, y otras de las que he aprendido mucho (me enseñaron con sus ejemplos que es lo que NO quiero hacer).

Estas charlas llegaron en un momento donde me encontraba un poco agotado, derribado,  casi como sin fuerza para seguir adelante con los desafíos que tenía adelante. Llego a ese punto, después de mucho luchar situaciones que creo merecen ser cambiadas. Creo que no vale la pena detallarlas, y -espero no pecar de soberbio ni sabelotodo- entiendo que quien lee pensará lo mismo cuando termine.

Esas situaciones que me tenían a mal traer, y me venían quitando el sueño son los objetivos que persigo, y por lo que “peleo”. La mayoría son cuestiones culturales, y problemasparadigmáticos que lleva mucho tiempo modificar, es uno de esos “to dos” que muchos tenemos en nuestra lista de largo plazo.

Pero el día a día me pudo, y por un rato me olvidé que era algo que llevaba tiempo, que tiene su periodo de maduración y cocción, y me deprimió un poco. Pero por como soy, no me quedé con mi bajón, e intente convertirlo en acción y hablar con quienes yo creía podían aportarme sus miradas a los problemas (mi mentor, colegas, empleados, amigos, mi mujer, etc.).

De todas esas charlas, pude sacar varias conclusiones:

  • Estaba tomando todo muy a pecho, hacia de todo un tema muy personal. Que cuando alguien hace algo que yo veo negativo, me lo hace -adrede- a mí.
  • Las medidas que tomamos para solucionar una cuestión de largo plazo, se soluciona en el largo plazo. Paciencia macho!
  • Nadie se va a acercar con las soluciones a los problemas que vemos, mucho menos si somos nosotros quienes vemos algo y el resto ya está acostumbrado a vivir así. Es uno mismo quien tiene que tomar el toro por los cuernos y volver al ruedo.
  • Cuando se trata de temas sensibles (entiendase necesidades básicas, empleabilidad, etc.) tiendo a tomar partido por mis ideas, por lo que creo que es correcto. El tema es queseparo en bandos (buenos y malos, boca- river, etc) y eso dificulta las discusiones de algunos temas, o al menos con las personas que creo atentan contra el éxito de dichas empresas.

En cuanto al trabajo, y la visión que tengo de lograr organizaciones más inteligentes (con mi humilde aporte como parte del mecanismo, obvio!) llegué a una conclusión mayor, y es que el último punto que conté atenta contra la naturaleza de las organizaciones de las que me encantaría formar parte. Es por eso, que este post lo escribo para contar cual es mi propuesta, y con que, al menos yo, me comprometo:

Actuemos como si todos estuvieramos remando hacia el mismo lado.

Confiemos en las buenas intenciones del resto, y que si pensamos que está atentando contra los fines, quizás sea un malentendido.

Porqué si somos muchos los que actuamos así, vamos a lograr que está profecía sea auto cumplida.

¿Te sumas?


Foto: La saqué yo en el año 2006 en las Cataratas del Niagara. Elegí esta foto porque, más allá del caos de agua que una catarata conlleva, siempre me dio paz mirarla.

Nota: Hoy me siento con más fuerzas que nunca. Necesitaba bajar los pies a la tierra, aclarar las ideas para recuperar mi norte. Esto no es más que la aventura que viví para lograrlo. Muchas gracias a todos por los que fueron parte de este corto (pero quizás largo) proceso, y muchísimas gracias por leer le historia 🙂

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Hay 9 Comentarios

  1. La verdad que si, esto es bastante más personal que lo que venías escribiendo hasta ahora, y si todos reman para el mismo lado la profecía se va a autocumplir prácticamente sin que uno se de cuenta.
    Es normal que mientras se esté remando la corriente se ponga por momentos muy fuerte, y por momentos te ayude un poco. Hay un famoso dicho que dice “Si no eres parte de la solución, eres parte del problema”. Obviamente no estoy de acuerdo, el desafío está en que todos los que no son parte de la solución, lo sean.
    Por otro lado puede ser considerado un poco naif el pensar que hay personas que no reman en contra, cuando obviamente no lo hacen de manera personal, pero es un hecho que reman en contra. Si se “pelea” por algo más grande que uno mismo, esas personas que reman en contra no lo hacen con una intención personalizada, pero si atentan contra ese algo más grande…razón para remar con más fuerza todavía. Saludos

  2. Lucas Martinez

    Me hace ruido la palabra “Actuemos”, no se puede convencer o congeniar un mismo lado para donde remar mejor?

  3. Rodo

    @Lucas hacia donde hay que remar es algo que deberíamos definir todos juntos, y si el barco va hacia donde no queremos ir, cada uno sabrá si se baja o sigue. Entiendo que te haga ruido, y las palabras no son lo que más me importar. Use “Actuemos” como sinónimo de ejecución de acciones y no de montar un personaje.

    Gracias por el aporte!

  4. Che me encanto!
    Creo que en general somos muy resultadistas y no vemos el granito que sumamos dia a dia. Por ende a veces ni lo ponemos, o cuando lo ponemos, estamos esperando el resultado instantaneamente.
    Creo que lo mejor es ver de una forma mas objetiva el tiempo, quieras o no quieras el tiempo pasa, cada dia puede acumular una accion positiva, negativa o neutral, que va a marcar el rumbo de tu vida.
    A tomarselo con calma macho 😉

  5. Rodo querido! Me gustó mucho el post, hay un libro que se llama el El camino del Guerrero Pacífico de Dan Millman que muestra muy bien lo que vos planteas acá. Yo más que discutir me quiero sumar, y ayudar a que tomemos conciencia que hoy en día, y sin darnos cuenta, pretendemos resultados inmediatos. Hacemos click y no podemos esperar ni un segundo a que la compu responda y eso lo extrapolamos a la vida y queremos que todo tenga una respuesta inmediata. Tenemos que entender que por más que muchas cosas se hayan acelerado exponencialmente, hay otras que aún requieren de gente paciente, con objetivos y rumbo claro y por sobre todo, con tenacidad, valores y visión, que permitan mantener el rumbo, aún cuando otros remen en contra o parezca que vamos a ir a parar indefectiblemente al fondo de las cataratas del Niágara.

    Por otro lado, y haciendo referencia al confiar en las acciones e intenciones de los demás, creo que eso tiene mucho que ver con la motivación y el buen liderazgo (que con certeza es central en este Blog, basta sólo mirar el título) . Acá puedo aportar que, con la motivación adecuada, un buen líder puede dar el empowerment suficiente y estar tranquilo que el equipo va a remar para donde tiene que remar, quizás avancemos en zig zag y su trabajo sea procurar que vayamos en línea recta, pero con las condiciones adecuadas, seguro se avanza.

    Nuevamente, te mando un gran abrazo y felicitaciones por el Blog, la verdad, siempre me encuentro con temas inspiradores 😉

    Rama

  6. El primer punto detallado es el que me hace “más ruido” pq es algo que intento cambiar hace tiempo y cuesta horrores!
    Todo lo tomo como algo demasiado personal, lo que hace que gaste energías en situaciones que no valen la pena.
    Es un tremendo laburo diario poder entender que no hace tal o cual cosa para molestarme, fastidiarme o lo que sea…
    Desde que trabajo este tema diariamente mi vida se ha tornado más…cómod ecirlo? Amena. No me fastidio facilmente y para todo tengo una solución alternativa sin necesidad de tomarme todo a pecho.
    Lo fui logrando cuando entendí que no todos somos iguales y que la gente no se comporta como yo quiero o a mi me gustaría y no por eso me hacen las cosas adrede. 😉

  7. Rodrigo, creo y sin descartar los otros puntos, que este es el punto clave de tu post.
    “…las personas que creo atentan contra el éxito de dichas empresas.”

    Punto y aparte. Sigo y me permito un extracto: “Las Personas”.

    Esto creo que merece un tratado especial dada su complejidad y como bien decis las diferentes actitudes de la gente sin duda pueden poner (no se si en jaque una organización) pero si dividirla en bandos claramente definidos y generar una cultura ó fuerza laboral mediocre.

    Puede tratarse de un tema generacional, cultural, de liderazgo, etc. Pero si de algo estoy seguro es que
    cualquier empresa que se inicie para lograr un objetivo a largo plazo debe comprometerse toda la cadena de liderazgo, de punta a punta. No se nos ocurra echarle la culpa a los colaboradores rasos, ni pensarlo por favor.

    Creo que uno de los errores que muchas veces sucede es que tratamos de “I M P L A N T A R” distintos programas y obviamente no llegan a buen puerto. Por que ? Por que está comprobado que la implantación dista mucho de del “CAMBIO”. Lamentablemente lo puedo decir con conocimiento de causa, lección aprendida.

    Un cambio cultural en una organización puede demorar no menos de tres a cinco años y se lo realiza en el día a día demostrando coherencia (entre otras cosas) entre los dichos y los actos tanto a puertas cerradas en una reunion como en un town meeting con toda la tropa.

    “Actuemos como si todos estuvieramos remando hacia el mismo lado”…

    Muchos creo que deberían poder definir que entienden por “el mismo lado”. Por que imaginate que si muchos de los que leen este post son de esos que dedican el 80 % de su tiempo laboral al MSN, FB, Cafecito, Fumata, almuerzos prolongados, etc van a seguir así por que creen que estan remando con todos y para el mismo lado.

    Entonces ? los que hacen lo contrario a los anteriores ? Seguimos con dos bandos, creo.

    Creo que con solo confiar en las buenas intenciones de los colaboradores no alcanza, mucho quedó en buenas intenciones en muchas organizaciones. Si generar confianza para que los colegas puedan crear y no quedarse con elintento y que desde cada lugar cada uno cree y con confianza en lo que hace. Si se equivoca por tratar de hacer va a valer mucho mas que si se equivoca por no intentarlo.
    Rodrigo, creo y sin descartar los otros puntos, que este es el punto clave de tu post.

    “…las personas que creo atentan contra el éxito de dichas empresas.”

    Punto y aparte. Sigo y me permito un extracto: “Las Personas”.

    Esto creo que merece un tratado especial dada su complejidad y como bien decis las diferentes actitudes de la gente sin duda pueden poner (no se si en jaque una organización) pero si dividirla en bandos claramente definidos y generar una cultura ó fuerza laboral mediocre.

    Puede tratarse de un tema generacional, cultural, de liderazgo, etc. Pero si de algo estoy seguro es que
    cualquier empresa que se inicie para lograr un objetivo a largo plazo debe comprometerse toda la cadena de liderazgo, de punta a punta. No se nos ocurra echarle la culpa a los colaboradores rasos, ni pensarlo por favor.

    Creo que uno de los errores que muchas veces sucede es que tratamos de “I M P L A N T A R” distintos programas y obviamente no llegan a buen puerto. Por que ? Por que está comprobado que la implantación dista mucho de del “CAMBIO”. Lamentablemente lo puedo decir con conocimiento de causa, lección aprendida.

    Un cambio cultural en una organización puede demorar no menos de tres a cinco años y se lo realiza en el día a día demostrando coherencia (entre otras cosas) entre los dichos y los actos tanto a puertas cerradas en una reunion como en un town meeting con toda la tropa.

    “Actuemos como si todos estuvieramos remando hacia el mismo lado”…

    Muchos creo que deberían poder definir que entienden por “el mismo lado”. Por que imaginate que si muchos de los que leen este post son de esos que dedican el 80 % de su tiempo laboral al MSN, FB, Cafecito, Fumata, almuerzos prolongados, etc van a seguir así por que creen que estan remando con todos y para el mismo lado.

    Entonces ? los que hacen lo contrario a los anteriores ? Seguimos con dos bandos, creo.

    Creo que con solo confiar en las buenas intenciones de los colaboradores no alcanza, mucho quedó en buenas intenciones en muchas organizaciones. Si generar confianza para que los colegas puedan crear y no quedarse con elintento y que desde cada lugar cada uno cree y con confianza en lo que hace. Si se equivoca por tratar de hacer va a valer mucho mas que si se equivoca por no intentarlo.

    Saluti,
    Rodolfo.

  8. Pingback: Las empresas como lugar de encuentro de la comunidad « Liderar en la Era 2.0