Compartiendo visión: 1+1 = 3

Hoy más que nunca, no sé si voy a hablar de algo que pasa con frecuencia en las organizaciones (quizás la generalización esté de más en este caso, quiero decir), pero a mi me pasa y me ha pasado bastante.

Cuando se proponen cambios que desafian paradigmas y dogmas arraigados, no se suele discutir la visión que hay detrás del cambio: lo que lo moviliza, y le da fuerza. Generalmente, noto que se va directo a las problemáticas que plantea la implementación del cambio.

Para mi, es una discusión que no aporta valor. O por lo menos no lo hace en ese momento.

¿Pero se apresuran quienes hacen las valoraciones o el speaker va directamente al grano y genera eso?

En otras palabras, quien presenta los cambios muchas veces (al menos en mi experiencia), no se detiene a compartir la visión que se persigue, sino que directamente cuenta como propone llegar a esa visión.

Me tocó estar de los dos lados (presentador que cuenta y no cuenta la visión), y esta semana descubrí que si compartís la visión y sumas colaboradores, los comos son irrelevantes desde las perspectiva de esa visión. Ojo y a no confundir… los comos son re contra relevantes, pero si la visión queda intacta esos comos pueden ir mutando constantemente y no creo que nadie quede comprometido con algún mecanismo en particular!

Entonces, mi consejo es que cuando se estén preparando para presentar una idea empiecen por la visión y lo que buscan conseguir, y así van a poder sintonizar con su público.

Si logramos esta sintonización, vamos a poder ser mucho más que la suma de nuestras partes, dejando de ser 1+1 = 2, para sumar, por lo menos 3 🙂

¿Qué opinan?

Foto por trochim

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Hay 2 Comentarios

  1. Quizás esta observación me hubiese servido en mi pasado corporativo (donde siempre noté mucha resistencia al cambio, a pesar del discurso automatizado de la ‘innovación’).
    También es un mal de los gerentes en general saltar directo a esas problemáticas que mencionás -lo operativo-, quizás como una forma (inconsciente) de sabotear el verdadero planteo pasando el foco a una discusión esteril (porque como bien señalás, es super importante si primero se supera la etapa 1).
    Por otra parte, con algunas personas simplemente no se puede dialogar, están demasiado enfocados en SU visión y SU plan para hacer las cosas.

  2. Muy de acuerdo Rodo. Logrando que se comparta la visión, sin discutir el “cómo”, se descubre uno de los tesoros más valiosos en las personas: la creatividad y se pone en marcha nada menos que la iniciativa de cada uno.

    Para reforzar el concepto, los manuales de campo del US Army hablan de ‘detailed command’ y de ‘mission command’. El primero es el que especifica paso por paso, detalle por detalle la misión y las órdenes a los subordinados. El segundo se compone del ‘Commanders Intent’ (el qué y que resultados buscamos), y de ‘Mission Orders’, que son los lineamientos generales de la misión. Cuál crees que es el que postula la doctrina militar en este momento? Por qué será?

    Conclusión: cómo líder hay que romperse la espalda, trabajando en la visión, su definición, la forma de presentarla, etc.