Los verdaderos lideres también son managers.

Si te estás preguntado si este va a ser uno de esos artículos donde se discute si Manager o Líder, la respuesta es no. Tampoco vamos a discutir si líder se hace o se nace. Algunos de esos temas ya los mencioné en el blog, y hubo muy buenos comentarios (que me aportaron mucho) y me sirvieron para ir ajustando mi paradigma.

Pero hoy, la temática es algo distinta. Y no porque el tema haya cambiado, sino siento que fui yo el que cambió el prisma con el cual veo y analizo el “mundo” que me rodea.

Los últimos meses le empecé a prestar más atención a los que llamo abanderados del liderazgo, siendo estos todos aquellos que se reconocen así mismos como ejemplo de buen líder y no como el clásico jefe autoritario que muchos de nosotros conocemos. Estos abanderamos del liderazgo, son aquellos que se preocupan por la gente que trabaja con ellos (genuinamente), están al tanto de los problemas y necesidades de cada uno de los integrantes de sus equipos y se pasan gran parte del día hablando y conversando con ellos para ver como están.

Hasta hace poco yo mismo me reconocía en ese grupo. Esgrimía la espada del líder por sobre el jefe autoritario. Pero en cuanto a la discusión entre líder o manager, mi postura sigue siendo la misma y me resulta fácil graficarla:

Un gerente / manager es un rol de una organización, dado en un contexto particular. Un líder rompe todo tipo de barreras, contextos, y hasta los paradigmas arraigados.

Lo que le agregaría a esta afirmación (totalmente personal, claro está) es que líder es aquel que inspira a sus pares, colegas y colaboradores. También es un role model y -muy importante- no tiene la necesidad de ningún rol formal en ninguna organización.

En cuanto a lo que respecta a roles dentro de una organización podríamos decir que el rol del líder es algo que se va dando de forma natural, y el de Manager es un nombramiento oficial dentro de esa organización. Acá es donde veo algo que se fue desformando con el tiempo en algunos de los “abanderados”, y es que ese liderazgo termina siendo autonombrado (me puedo autonombrar líder, pero no Director de Finanzas, ¿no?).

Hoy en día, cuando alguien me comenta esta diferenciación (líder vs jefe) muchas veces estoy de acuerdo, pero siento que encasillarse puede ser peligroso: tanto para la comunidad, como para esa persona. En este tiempo pude ahondar más algunos temas, y llegué a la conclusión que estamos muy cerca de la sintonía todas las partes, el tema es que hay que poder llamar cada cosa por su nombre.

Mi opinión en base a los casos que pude observar (incluido el mio) es que hablamos de líder cuando queremos decir liderazgo de servicio (o servant leadership, en inglés). En mi opinión se está hablando de cosas diferentes cuando se hace esta contra posición. Cuando hablamos de todo lo bueno de un líder, enrealidad estamos hablando de COMO hacemos el trabajo (estrategia elegida para que el equipo siga el norte seteado), pero los entregables siguen siendo los mismos (producir 20% más de unidades, cumplir con los niveles de servicio, generar un ahorro del 5% anual, etc), más allá de esa estrategia.

Entonces, si vamos a ser medidos por esos mismos entregables en nuestra gestión, es bueno tener las habilidades que -por definición- son rechazadas por algunos de estos abanderados, como también estar comprometidos con nuestros equipos y sus necesidades para lograr que los objetivos se alcancen pero no por el látigo sino por el compromiso compartido.

Es decir, que los verdaderos líderes, también son gerentes 🙂

De paso les dejo un post de Harvard Business Review que inspiró este post.
Foto por ~dgies

Quizás de esto empecé a hablar en este post (Escuela de Oficios: Líder http://www.rodonasifsalum.com.ar/2008/12/12/escuela-de-oficios-lider/ )

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Hay 3 Comentarios

  1. Estimado Rodrigo, en este mundo que tenemos un bombardeo constante de nombres, posturas, opiniones, creo que tus comentarios realmente definen claramente la diferencia entre un Lider y un Gerente, al lider se le sigue por su autoridad en tèrminos de conocer, aportar, ayudar, atender a su entorno donde trabaja, gestiona, atender, pero sobre todos las cosas, escuchar a su gente, y tomar en cuenta los mensajes y opiniones, y el Lider se lo sigue por lo que es no por el cargo o nombramiento.

  2. Hola Rodo, la historia está llena de líderes autoritarios, y sus seguidores no cuestionan las decisiones que éstos toman. La cuestión es que el liderazgo tiene más de arte que de ciencia, muchos de esos líderes tienen la capacidad de alternar entre “piñas” y “caricias” sin que se note, y al final del día logran los objetivos que se plantearon. El mismo método aplicado por otra persona que no domina el arte de liderar, es muy probable que termine en catástrofe.

    Por otro lado la gerencia tiene mucho de ciencia (habilidades duras adquiridas), y otro tanto de arte (habilidades innatas como el trato con la gente, la representación de la autoridad, etc). Los gerentes deben conocer herramientas técnicas, en función del tipo de organización, sector empresarial, especialidad.

    Por lo tanto, desde mi punto de vista, no es necesariamente cierto que los verdaderos líderes sean también gerentes. En todo caso, podría decir que hay estilos de gerenciamiento que privilegian la capacidad de inspirar, comunicar y facilitar la satisfacción de las necesidades de sus colaboradores, colegas y por que no de algunos jefes, logrando de esa manera los objetivos. Y de hecho hay data concreta que demuestra que estos estilos son más efectivos que los estilos de gerenciamiento autoritarios.

    Ahora, y acá me parece que es donde coincidimos: si no logras los objetivos (independientemente de quien los haya planteado) poco importa que digas que sos un buen líder o un gran gerente o lo que sea. El buen líder es el que logra los objetivos con los recursos disponibles, y el buen gerente, también.