La adicción a la gratificación automática

Durante el fin de semana pasado leí este post de Santi Bilinkis, que el mismo nombre dibuja el perfecto identikit de un fenómeno (?) que se viene viendo en los últimos años: La adicción a la gratificación automática o en otras palabras, esas ansias por obtener algún tipo de recompensa por nuestras acciones pero de manera inmediata.

Particularmente en el ámbito profesional se nota y mucho: Un muy buen amigo, gerente de una multinacional argentina que se dedica a desarrollar software me ha contado que tienen un attrition (índice de rotación de personal) del 30% trimestralmente. Es decir que cada tres meses pierde la tercera parte de su equipo. La razón? En su amplia mayoría es por “plan de carrera” (Planificación de desarrollo a mediano y largo plazo dentro de la compañía). Cuando le pregunté cuanto tiempo llevaban trabajando las personas que decidían de cambiar de empleador y el promedio me sorprendió: Entre 8 y 16 meses.

En mi carrera me tocó lidiar con problemas semejantes tanto directa como indirectamente. Un planteo bastante normal era “Ya aprendí todo lo que podía aprender, ahora solo me queda cambiar de posición”. No me parece mal el planteo, el problema solía ser que lo escuchaba de personas que llevaban solo algunos meses trabajando (tanto en la compañía como en general, porque era su primer trabajo), y no habían tenido oportunidad de demostrar lo que ellos decían haber alcanzado.

Me surgen dos preguntas fundamentales:

  • ¿Será que son poco eficientes son los planes de carrera que venimos desarrollando como compañías que no podemos fidelizar a nuestros colaboradores para que elijan quedarse? ¿O quizás es un tema de beneficios?
  • ¿Estamos tan acelerados que hasta queremos que nuestra carrera profesional sea maratónica?

Una preocupación que me nace es: Si queremos un ascenso cada 6 meses, que será de una persona que llegá a los 40 después de 20 años de trabajar de esa manera? Suena agotador!

¿Qué opinás?

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Hay 5 Comentarios

  1. Pablo

    Creo que en la organización en la que yo trabajo se dá por una suerte de dinamismo exagerado, donde los cambios en las posiciones de liderazgo se dan varias veces al año, contagiando hacia abajo al resto de los empleados, y cuando no, generando incertidumbre y climas tensos. Y vuelvo aquí a un punto fundamental: la comunicación. Recientemente hubo un cambio en la organización muy profundo y la comunicación se hizo fragmentadamente, por mail y con un nivel de improvisación llamativo. El mensaje que se decodificó seguramente difiere mucho del real motivo de tales cambios… o no… sin embargo, no puedo dejar de pensar que hoy el clima sería diferente si la comunicación hubiese sido también planificada.

  2. Diego Martiniano

    Personalmente, creo que es inherente a la ineficiencia de los incentivos por parte de las empresas para trabajos tan dinamicos y con tanta demanda como lo son los de “mano de obra” de sistemas (desarrollo de software). Creo que ahi falta un poco de creatividad en las empresas para lograr retener e incentivar al personal valioso y, por supuesto, determinar quien esta alli solamente porque, luego de seis meses, podra irse a trabajar a otro lado por, como minimo, un 50% mas de remuneracion. El plan de carrera no es todo lo que una empresa puede hacer para retener a sus buenos empleados y la dinamicidad de esta industria lo demuestra.

  3. Carlos G.

    El tema es la paga… Y es un tema largo y discutido. La necesidad del cambio vertiginoso en la estructura, es para poder ganar unos pesos mas y vencer a la inflación. Me parece que lo estan mirando desde la teoria ortodoxa del management, y no estan viendo la causa raiz. Uno trabaja por DINERO. si se fijan, en las empresas con empleados dentro de convenio, con sueldos buenos, la rotación es mucho menor… entonces, no es que la gente quiere crecer (de hecho soy un convencido que la gente es VAGA, la realidad es que a la mayoria no les atrae llegar a ser manager, o lo que sea) sino es cuidar el poder de compra… si los aumentos por inflación fuera de convenio son un chiste (1%) entonces, o te vas, o intentas ascender.

    Seguramente mi visión va a ser muy controvertida… pero piensenlo por un momento.

    saludos

    • Rodo

      Dado su reclamo verbal por falta de una respuesta a este comentario, voy a hacerlo 🙂
      Me cuesta creer que así sea, ya que yo siempre quiero un poco más (y mi problema es que quiero más de mi, pero también del resto, aunque suelo ser mucho más conformista para con el resto que conmigo mismo y así me va). En mi vida me crucé con gente que quiere ascender pero no por el hecho de ascender solamente, sino porque entiende su contexto de otra manera y -algunas veces- eso hace que pueda crecer en una determinada organización. Pero en esa misma vida donde me cruce con esas personas me he cruzado con grandes amigos que les encanta su statu quo y hacen todo lo posible para mantenerlo. No es una cuestión de dinero. No es una cuestión de status social. . Sencillamente “son”.

      Fuerte abrazo!