Hacernos responsables… No, pero enserio.

 

Varias situaciones de los últimos años me dejaron pensando en lo que hoy traduzco en este post.

La frase “yo me hago responsable” la escuche muchas veces pero fueron pocas las que tuvieron un ‘significado real‘, entendiendo como éste la aceptación de las consecuencias devenidas por la situación en referencia.

Quizás por el contexto en el que se daban esas conversaciones (en distintas organizaciones muchas veces se percibía una falta de ‘castigos’ ante faltas grabes), decir ‘yo me hago responsable’ era la respuesta políticamente correcta, y ya que de todas formas no habría consecuencia  “aceptar” la responsabilidad podía percibirse como un punto a favor después de haberse mandado alguna falta.

Lo que también he notado (en quienes falsamente se hacen cargo de la responsabilidad de una falla) es que, una vez puesto sobre la mesa una posible consecuencia sobre los actos, la postura empieza a cambiar y suelen aparecer otros jugadores como nuevos co-responsables o hechos que hasta ese momento se habían omitido (claro, si no hay consecuencia no vale la pena contar todo lo que había pasado realmente, era una perdida de tiempo).

También en mi experiencia, hacerse cargo falsamente (porque enrealidad no se aceptan las consecuencias) está lejos de ser una medida que fomente la honestidad en las relaciones.

Hacernos responsables pero enserio es tener claro que cada acción que tomamos tiene una consecuencia. Si todo sale como esperamos, seguramente esa consecuencia sea buena o -quizás- anecdótica, pero si algo no sale como lo tenías pensado es muy problable que haya consecuencias, y son esas de las que nos tenemos que hacer cargo como lo hacemos con aquellas que nos benefician.

Si queremos relaciones sólidas basadas en valores como confianza, honestidad y compañerismo tenemos que empezar por hablarnos con esos mismos valores.

¿Qué opinas?

Foto por ashley.adcox

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Hay 2 Comentarios

  1. M

    Hola Rodo. Lo que planteas es ya a nivel de relaciones humanas “básicas”. Se supone que todos somos seres racionales, adultos responsables por nuestros propios actos, y lo que decís de esa falsa toma de responsabilidad por la falta de castigo es algo muy común…y no solo en las relaciones laborales. Supongo que será un valor que tenemos que mamar desde chicos con nuestros padres? Aprenderlo “a los golpes”? Abrazo

  2. Christian

    Hola Rodo! Muy interesante el blog. Me vas a tener revoloteando como un abejorro de esos que no se van aunque le revolees un cachetazo.
    mi humilde opinion es que se parte de un dogma que no se si es el correcto, el de aplicar un castigo al que se equivoca. Hay muchos tipos de equivocaciones, incluso hay equivocaciones que son mas nutritivas que los aciertos. Yo soy partidario de la frase “El que no se equivoca es porque no hace nada.” y he descubierto que los infalibles buscan no tomar tareas con posibilidades de “fracaso” o de delegarlas y apartarlas en otras gentes, para poder seguir probando que son “infalibles”. Ojo que no estoy a favor de la negligencia,que es una fuente de errores, no de equivocaciones. Tomemos en cuenta que es una condicion humana ser falible, y ademas, el universo entero atenta contra nosotros, ya que esta gobernado por el caos, y solo es cuestion de tiempo para que las probabilidades operen en tu contra y falles. Ahora, que tengas planes de contingencia y/u otras alternativas, hablan de ser previsor, pero nada garantiza que no haya un fallo al final. Solo podemos tomar la tarea de ser previsores dentro de lo razonable, estar a tentos a las variables para poder efectuar correcciones y en todo caso operar planes de contingencia. Por lo demas, si se toma responsabilidad por una accion negligente, se debe apercibir, porque negligencia es tomar un curso de accion erroneo a sabiendas y/o ignorando experiencias/documentos/conocimientos anteriores. Tal vez, deberia decirse, que es mucho mas dificil tomarla responsabilidad por un acto negligente, ya que evidencia una pobre desicion,que tomar la responsabilidad de una accion erronea en pos de un objetivo, habiendose tomado las razonables previsiones. Lo mas dificil de encontrar para mi, es alguien que se arriesge a tomar la responsabilidad de algo que puede ser falible, y que tome las previsiones y/o desiciones correctas en lo que respecta a las contingencias que puedan presentarse…