Una empresa que admiro

No, no voy a hablar de Apple (apuesto a que mis amigos más cercanos pensaron eso). Y no porque no la admire, creo que todos tenemos al menos un par de cosas que aprender de Apple. La empresa que más admiro  es Whirlpool.

Para los que no conocen el modelo de innovación y de gestión de Whirlpool es muy probable que el solo hecho de nombrarla les llame la atención. Casi que los puedo escuchar diciendo: ¿¿¿”Whirpool??? ¿¿¿La de los lavarropas???”

Bueno, enrealidad no los “escuché”. Solo estaba recordando lo que se me cruzó por la cabeza cuando leí sobre el caso (En el libro de Gary Hamel “El Futuro de la Admistración“).

Lo que busca conseguir el modelo es una cultura de innovación (donde antes no la había) a traves de distintos programas de emprendedorismo dentro de la compañía. Pero para Whirlpool no fue solamente el deseo de innovar (mucho menos de auto-denominarse innovadores) lo que los puso donde están, convirtiendolos en una de las empresas que más admiro. Su antigüo CEO, Dave Whitman, fue uno de los jugadores claves que movilizó algunos cambios fundamentales para que esa innovación tuviera un terreno fertil donde crecer (creación de nuevos procesos para desarrollo de productosevaluación del personalgestión del conocimiento y análisis de proyectos, entre otros). Lo que hace que admire tanto a Whirpool es justamente que un grupo de gente vió a donde querían llevar la empresadefinieron un camino y lo siguieron. Costó? Así parece, ya que les llevó varios años poder redefinirse, pero lo hicieron.

Fíjense que no estamos hablando de recetas mágicas que requieran las horas de consultoría más caras. Fueron cambios que cualquier mortal como vos y como yo podría ejecutar desde su empresa.

Muchas veces parece que re-inventarnos (como compañías) fuera algo muy complejo que muy pocos dotados en el mundo pueden hacer. Pero me pregunto, ¿No es Whirlpool la evidencia de que el cambio cultural que necesitan nuestras organizaciones está al alcance de nuestras manos? Enserio, me vuela la cabeza pensarlo. Mientras escribe se me ocurren mil cosas para aplicarlo en mi organización, sin duda que me contagió! Leer sobre este caso hace que refuerce mis fundamentos cuando intento convencer a mis interlocutores de que todo lo que nos propongamos es posible.

Para los apple fan boys que se desilusionaron con las primeras dos oraciones, les cuento que Apple no es la empresa que más admiro (aunque disfruto enormemente de todos mis dispositivos de la marca y está en mi top 5 de mejores empresas del mundo) debido a que hay distintas cosas que me hacen pensar que su modelo no es sostenible. Ojo, este comentario tambien es viendo a la compañia desde fuera, pero varias veces escuché testimonios que hacen referencia a que Apple es Steve Jobs. Sí, es un genio y estamos de acuerdo, pero es su manera de gestionar (y especialmente liderar) lo que me hace poner a Apple en algunas posiciones mas abajo en mi ranking dentro del top 5 por esa aparente falta de legado.

Pueden leer algo más sobre Whirlpool acáacá, y acá o escuchar este podcast. Si les gustó la historia, quizás le quieran pegar una mirada a este libro. Aún no lo leí pero ya me lo recomendaron varias personas.

 

Foto por Jordanhill School D&T Dept

Foto por Bruno C

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Hay 3 Comentarios

  1. Nos son tan familiares las grandes marcas, que solemos ser bastante reduccionistas con sus procesos de gestación como con su consolidación en el mercado, pensamos que todo lo logran porque tienen mucha plata y ya…. y en realidad todas tuvieron que pasar por grandes desafios para llegar. A su vez todas tuvieron que hacer algo diferente también, desconocía el caso de Whirlpool, así que ya me pongo a entrar en los links 😉

  2. Julio César Castellari

    ¡Muy interesante! Otra empresa que logró pasar de estar en el pelotón a destacarse y superar incluso a Sony fue Samsung. Es un caso muy interesante el de los coreanos.

    El que tenga ganas de ahondar un poco en lo que es la cultura de innovación puede ver el caso de IDEO, que vive de eso (y los libros “The Art of Innovation” y “The Ten Faces of Innovation”, de Tom Kelley, su general manager, son increíbles).

    Saludos