El Engaño de los Cupones de Descuento

Si hay un parripollo en internet, una cancha de padel virtual (¡Si, está bien escrito!), son los sitios web que ofrecen cuponeras de descuento. No es mi intención hacer un análisis del modelo de negocios de estas empresas. Si les interesa leer una crítica muy ácida al respecto, les recomiendo el artículo de Santiago Bilinkis  (y muy ácido) sobre el fenómeno “cuponera”.

Como dije, acá no analizaré el modelo de negocio sino el engaño que hay detrás.

Durante un almuerzo le comenté lo que estoy a punto de escribir a un amigo y su respuesta fue:

– ¿Qué esperabas? ¡Estamos en Argentina!

Lejos de aceptar el tan citado cliché, me puse a escribir este post. Quizás como reclamo. Quizás como catarsis. O quizás por otra cosa, que se yo.

La historia comienza hace dos meses atrás cuando con Marina -mi hermosa mujer- confirmamos que nuestra cama ya no iba a aguantar más, y no hablo de nuestra vida íntima, sino del mobiliario.

– Gracias, amiga. Nos acompañaste noblemente, pero llegó la hora de partir.

Durante el último tiempo cada vez que me acordaba pasaba por algún local a averiguar precios, interiorizarme en tecnología colchonística y me iba amargando por no poder tomar una decisión de compra, algo que comúnmente me lleva menos de 10 minutos. Pero un día Groupon hizo lo que mejor sabe hacer: Tomó la decisión por mi:

¿Quién podría rechazar una oferta así? ¡Hasta 70% de descuento! Listo, ¡Habemos Camus!

Mientras todavía estaba en vigencia compramos el inmejorable cupón y 2 días después fuimos hasta el local de BedTime más cercano para confirmar el pedido. Hasta ese momento la sensación era de felicidad: ¡Le habíamos ganado al sistema!

Pero la sensación duró poco.

Ese mismo día fuimos a almorzar a la casa de mis viejos y el tema de conversación obligado era el negoción que acabábamos de cerrar:

– Gracias a Groupon me ahorré como 6 lucas- le dije a mis padres con el orgullo del  gladiador que acaba de ganar de visitante y sin un solo rasguño.

Mi vieja me vitoreó un poco y se abrazó en cámara lenta con Mari, que sonreía orgullosa y le dió unas palmadas breves a su suegra en ese abrazo que duró mucho.

Pero ahí tenía que estar mi viejo…

Mi viejo no se come una. Ni te deja pasar una. Ni siquiera para ver a su hijo orgulloso del triunfo. No. Mi viejo no me dejó disfrutar de mi fantasía y me preguntó:

– Y… ¿cómo es eso?- Con ese tono que ya le conozco de toda la vida. En el fondo (no tanto, casi en la superficie en realidad) me quería decir otra cosa. Y yo lo sabía, pero me hice el desentendido.

– Compré un cupón de $100 que me dió acceso al 60% [aunque el cupón decía 70] de descuento en un sommier que cuesta $9800, así que lo pagué 3800.

Mi vieja ya no me vitoreó como antes. Mari se puso a hacer otra cosa… Es que ellas también lo conocen. Y también saben hacia dónde va.

Solo unos segundos después, mi viejo volvió a la carga:

– Y.. ¿vos…- Ya saben que va a preguntar, ¿no?

-… chequeaste el precio?

Silencio.

El orgullo del gladiador juntó sus cosas y se fue por la puerta de servicio.

– ¡Andate traidor! Solo me acompañas en las victorias- mientras se iba con la cabeza gacha.

No, claro que no había chequeado el precio. Era algo que tenía que hacer y sencillamente confié. ¿Por qué iba a desconfiar? Si en el sitio de Groupon se podía ver la lista de precios completa de los sommiers que cabían dentro de la promoción:

 

Solo para darle el gusto a mi viejo, empecé a comparar precios contra sitios que fui encontrando en la googleada. El primer link que encontré fue en Mercadolibre, donde vendían el mismo producto “un poco” más barato, y también encontré otro en Descansando.com donde el precio era igual al de ML:

Entonces, sacando cuentas rápidas estamos hablando de un descuento real del 35%, porque para que sea del 60% (el 70% me lo olvido…) lo debería haber pagado $2.340.

Sinceramente no sé quién es el verdadero responsable de que pasen estas cosas. ¿Es BedTime por utilizar un precio de venta ficticio para llamar la atención con un gran descuento? ¿Es Groupon quien le propone a sus clientes que hagan algo así? La verdad no lo sé, pero como consumidor me siento traicionado por ambos. Este tipo de modelos de negocios (ya sea el de BedTime para vender mediante este tipo de publicidad, como el de las cuponeras) me resulta chocante por la manipulación y porque me hace sentir estúpido por creer en la oferta sin verificar si el descuento es real. No sé si todos los sitios con cuponeras son un engaño. No sé si me engaño BedTime o Groupon… pero de lo que no tengo dudas es que mi experiencia como usuario / cliente no fue la mejor.

¿Tuviste experiencia con cuponeras? ¿Cómo te fue?

Dicho sea de paso, ayer me entregaron el sommier y escribo desde la comodidad del nuevo mobiliario… Creo que una nueva historia de amor está comenzando.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Hay 9 Comentarios

  1. Laura

    Las veces que he comprado en cuponeras fue porque conocía la empresa que ofrecía el cupón y ya tenía chequeado los precios 🙂
    Chequear los precios en la web del local es clave!

  2. Sr. Me empece a reir cuando lei “Crei que le habia ganado al sistema” Ja, ja , ja con comas para que dure mas o Ha, ha , ha en ingles. Pero no te sientas un tonto gladiador, nos gana a todos. se le puede ganar si no se lo consume, lo cual es muy dificil salvo que en tu caso , fabriques tu propio colchon hecho de paja y hojas de palmeras y le digas a Mari (me gusto lo de “mi hermosa mujer”) “Mi amor , aca esta la cama que te va a aliviar la espalda cargada dulcemente con el peso de nuestro primogenito” No te veo, hay veces que hay que dejarse ganar por el sistema y dejar que sea leve. Lo de las cuponeras no es exclusividad de Argentina aunque te digo en USA funcionan bastante mejor. Igual, para hablar mal, siempre te la ponen, ehh. Tu viejo , un genio. y la descripcion del paso de la alegria a la duda familiar fue tan fabuloso como decirle a tu orgullo, – “Andate traidor” jajaja. abrazo enorme

  3. Lorena

    Hola!! Tuve (y tengo) experiencias con los cupones…. Y la verdad es que lo que contas es verdad, tardé en confirmarlo, pero sí, es real.. En lo que son articulos para el hogar y ropa, no hay un gran descuento, si comparas con ML lo confirmas (ya lo hiciste ;))
    Donde sí se hace una diferencia real es en los cupones gastronomicos! Pero siempre hay que entrar a la pagina del lugar para chequear los comentarios sobre el mismo. No siempre son buenos…. Incluso, a veces las porciones son minimas. Los que estan buenos son los 2×1 en Freddo, por ejemplo: 2 cucuruchos por $24… Ahi sí hay un descuento del 50% real!! y hay otros como ese…
    Pero utilizo los cupones para ese fin… Al menos tengo una salida asegurada…. Saliendo sin el cupon gasto el doble o mas!
    La realidad entonces es que siempre, antes de hacer una compra, hay que comparar precios y mirar en donde nos estamos metiendo! Pero el descuento, asi sea minimo, existe! 😀
    Saludos!!

  4. jose

    Todo bien, pero un descuento del 35% igual es bastante no?, yo siempre hago el ejercicio de fijarme el precio real y siempre es como vos contás, pero bueno…, es un 35% menos.

    • José, estoy de acuerdo en que 35% de descuento es mucho, ¡indiscutible! Pero lo que intento transmitir no es si es mucho o poco, no es una queja al descuento sino a la manipulación de los precios. Sin dudas 35% es un descuento super interesante, pero no olvidemos que el promocionado era del 60-70%. Saludos José y muchas gracias por tu comentario.

  5. Marcos

    Hola Rodrigo. Tuve algunas compras en sitios de promociones por cupones y hasta el momento todas resultaron bien. Concuerdo con vos en el hecho de que uno quiere comprar sin estar comparando con el precio del mercado pero en todas las “cuponeras” aplican los descuentos sobre el precio que te informan, en otras palabras estás bien informado sobre la decisión que vas a tomar. Lo que me resultó´más sospecho y engañoso es el tema de los porcentajes (60 vs 70), siendo que en todos los productos que mostrás aplica el 60%.

  6. Alex

    Comparto mi experiencia… No solo caí en la “trampa” del supuesto descuento, sino que el colchón dista mucho de ser el modelo que se publica en el sitio web, la folletería y el que probamos en el local. Compramos el modelo Mystic que resultó ser “bombé”. Si..así lo definieron para referirse a una deformación que hace en el centro este levantado y uno se caiga hacia los costados. Luego de reclamar y tener que escuchar que lo use, que con unos tres meses se arreglaría porque el peso lo haría bajar (sic) nos entregaron 20 días después uno nuevo, que si bien es menos pronunciada la elevación, nuevamente no es el producto que publican.. Nadie me va a sacar la sensación que por el hecho de haber usado la cuponera nos vendieron un producto de segunda…..

  7. ESTEBAN

    GENTE, ESTO ES UN ENGAÑO ACÁ EN ARGENTINA Y EN TODAS PARTES DEL MUNDO. YO TOMÉ TODOS LOS RECAUDOS PORQUE NO CONFIABA EN EL GROUPON Y FUÍ A BEDTIME Y TAMBIEN COMPRÉ UN COLCHON, EL CUAL ME VENDIERON AL PRECIO DE GROUPON. HASTA AHI TODO BIEN, RESULTA QUE EL DIA QUE COMPRÉ NO TENIAN “SISTEMA” POR LO CUAL NO ME PUDIERON HACER LA FACTURA Y ME INVITARON A PASAR OTRO DIA A RETIRARLA. OTRO DIA QUE ESTABA DE VISITAS POR EL SHOPING ME LLEGUÉ A BUSCAR LA FACTURA, Y COMO ERA DOMINGO (ESTABA CON LA FALIA) Y LA COMPRA YA ESTABA HECHA NO ME IBA A PONER A FIJAR LO QUE DECÍA LA FACTURA POR TANTO LA GUARDÉ. LUEGO, TRATANDO DE VERIFICAR LA FECHA DE ENTREGA DEL COLCHON LEO LA FACTURA Y ME HABIAN PUESTO EN ELLA UN COLCHON DE 1X1.90MTS EN VEZ DEL QUE YO HABIA COMPRADO DE 1.4X1.9. LLAMÉ AL LOCAL Y ME DIJERON QUE ESTABA EQUIVOCADO… LE DIJE QUE IBA A IR A HABLAR PERSONALMENTE Y ME DIJERON QUE VAYA PERO QUE NO IBA A LOGRAR NADA… EL MIERCOLES VOY…. AGARRENSE PORQUE LES PRENDO FUEGO EL LOCAL…LES VOY A MANDAR A LA AFIP ADEMÁS DE DENUNCIAROS POR ESTAFADORES PORQUE ENGAÑAN A LA GENTE CON DESCUENTOS ENGAÑOSOS. ESTAMOS EN ARGENTINA Y ESTAMOS ACOSTUMBRADOS A QUE NOS COJAN DE PARADO EN CADA ESQUINA Y NO HACEMOS NADA, PERO CON ESTO VOY A IR HASTA LAS ULTIMAS CONSECUENCIAS!!!!, HABRÁ SEGUNDO CAPITULO…

  8. Majo

    Yo he comprado algunas cosas… pero siempre siempre, me fijo antes o en Mercado Libre o en algún lugar de referencia. He comprado un cupón con estadía en Bariloche y me fue muy bien… pero por ejemplo hay un sitio que se llama Mama descuentos, que es un engaño total! Todos los productos dicen tener el 50% de descuento y afuera los conseguís a ese mismo precio. O Te dicen que cuesta $300… pero afuera está 150… Hay que hacer lo que hiciste, pero antes de apretar el botón comprar. Lo que si podés comprar de una son esas cosas que sabés el precio real en góndola. Como los kilos de helados… o las docenas de empanadas…
    Igualmente creo que no te fue tan mal… descuento tuviste… y ya lo estás disfrutando… hay gente que le ha ido peor.
    Suerte!