Como manejar y gestionar criticas.

En un post anterior, empecé a hablar sobre críticas. Como prometí iba a escribir un poco sobre como manejar esas críticas, ya sean destructivas, constructivas o desconstructivas.

Comparto el comentario de  Matias Mazza en el post anterior: la crítica está más en el oído de quien la escucha que en la boca de quien la dice.


Para mi, esas criticas son un buen combustible para mejorar. Me dicen mucho de lo que estoy transmitiendo y comunicando, ya sea que estemos hablando de un comentario tipo:

– Rodo, me gusto mucho tu approach pero creo que deberías haber usado menos diapositivas

O también.

– Rodo, pocas veces vi presentaciones tan malas. El contenido fue pésimo, y ni hablar de tu oratoria.

Ambas apuntan a lo mismo, pero quienes las verbalizan eligen caminos totalmente distintos. Con el fin de desarrollar, y mejorar mis habilidades a la hora de realizar una presentación debería ser indiferente COMO me critiquen. Pero no lo es.

Me molesta cuando hay mala onda, y ni hablar cuando se “personaliza” la critica y hay faltas de respeto. Pero soy un fiel creyente de que si nosotros nos educamos como criticados podemos despersonalizarlo, mas alla de los comentarios.

Lo que he visto pasar muchas (muchas, muchas) veces, en diferentes situaciones es que hay un gap muy grande entre lo que creemos transmitir, y lo que perciben los otros. Y creo que hay un punto importante ahí.

Escuchamos la critica, pero para justificarnos de que -en realidad- las cosas son de otra manera (como la vemos nosotros).

Ejercicio que recomiendo para gestionar las criticas: Llevarlos en un diario.

No es la primera vez que hablo de un diario. En mi caso personal, me ayuda mucho para ir viendo mis avances (o retrocesos).

Para con las criticas, esta bueno ir anotando todo lo que nos dicen en cuanto a nuestra persona o performance (mas alla que lo veamos como algo real o unicamente perceptivo de quien nos lo dijo).

Una vez que tienen la lista, asignenles prioridades. Yo, asigno en las primeras posiciones esas criticas que -creo- no son reales, y las analizo. Me he llevado muchas sorpresas.

Si lo hacen, por favor cuéntenme como les va yendo.

Saludos!

Foto por Digitalan

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Hay un Comentario

  1. Wilma

    Me parece muy interesante el artículo. Mi trabajo requiere que constantemente tome decisiones, que constantemente que afectan a personas de distintas edades y puntos de vista. Así que, constantemente recibo críticas por la insatisfacción de unos u otras. Nunca se puede complacer a todo el mundo, pero siempre debemos crear espacio para el diálogo. Lo difícil es llegar a madurar mental y espiritualmente, de forma que podamos aceptar lo que no podemos cambiar y lo que debemos mejorar.