Cómo cambiar de trabajo

 

Si llegaste a este artículo buscando consejos sobre cómo conseguir trabajo, lamento defraudarte, aunque debo reconocer que no me sorprende. Es más, si en google busco Como cambiar de trabajo  obtengo más de 450 millones (Si, MILLONES! 450.000.000) de resultados, pero abriendo algunos de ellos al azar me encuentro, justamente, con estrategias y consejos para conseguir un trabajo.

Dije que lamentaba defraudarte porque no tengo para no compartir ninguna recetas para que consigas más entrevistas, ni soy un experto en estrategia a la hora de llamar la atención de un headhunter. Mucho menos para asegurarte que vas a tener una propuesta que te va a cambiar la vida. Lo que si puedo hacer es ofrecerte una historia, la mía. Que es más o menos así:

Estoy suscripto a distintos portales de empleo, por lo que me llegan bastante seguido correos con propuestas “que podrían interesarme”. Generalmente me postulo a las que me gustan, aunque admito que no siempre con el objetivo de trabajar en esa empresa. Suelo hacerlo para comparar donde estoy parado contra el mercado laboral (beneficios, tareas, salario, etc.). Pero casi a finales de 2010 algo empezó a cambiar y comencé a darme cuenta que necesitaba realmente un cambio, no solo la comparación que venía probando hace años. 2010 terminó, me fui de vacaciones (aunque un accidente por medio me hizo cancelarlas) y cuando volví hice la notificación de que cambiaba de trabajo. Titular este post “Cómo cambiar de trabajo” tiene un intencional doble sentido. Si bien esta pregunta busca los podría significar “contame como hago para conseguir un trabajo mejor”, yo lo escribo con otro significado: ¿Qué me pasa cuando cambio mi trabajo de N años a uno nuevo y desconocido? ¿Cómo puedo lidiar con todas esas sensaciones, sentimientos e incertidumbres?

Cambiar de trabajo para mi fue mucho más que conseguir entrevistas y una buena oferta. Después de pasar los últimos 8 años en el trabajo que empecé cuando al salir de la secundaria (donde tenía muy buenos amigos y ya era como mi casa), el cambio principal se dio adentro mío. Admito que al principio no lo viví así. Relativicé mucho cambiar de trabajo. Si bien era consciente de algunos de los riesgos que estaba encarando, otros no los conocí hasta que el cambio estaba hecho. Si los hubiera conocido, hubiera cambiado igual? Si! Completamente! Pero no hubiera aprendido de la misma manera que lo hice.

  • Dejar de trabajo después de muchos años es estar dispuesto a no tener a esos amigos que los años te fueron dando cuando necesitas una válvula de escape.
  • Dejar tu trabajo también es abandonar la comodidad de saber casi todo sobre tu oficina (desde los procesos formales e informales, hasta donde está el café, si cada uno almuerza por su lado o si se hace algo grupal, quien es quien, etc.).
  • Cambiar de trabajo es no saber si lo nuevo te va a enamorar.

Son todos riesgos, situaciones que -al menos en mi caso- hicieron que salga de mi comodidad. Pero ¿qué encontré de positivo en esos riesgos? Miren:

  • Dejar de trabajo después de muchos años es estar dispuesto a no tener a esos amigos que los años te fueron dando cuando necesitas una válvula de escape. > Me ayudó a generar nuevos encuentros para ver y hablar con mis amigos.
  • Dejar tu trabajo también es abandonar la comodidad de saber casi todo sobre tu oficina (desde los procesos formales e informales, hasta donde está el café, si cada uno almuerza por su lado o si se hace algo grupal, quien es quien, etc.). > Hizo que la integración con los nuevos compañeros sea casi obligatoria porque hay que preguntar mil cosas y eso genera conversaciones e interacciones que ayudan mucho al principio.
  • Cambiar de trabajo es no saber si lo nuevo te va a enamorar. > Es saltar a la aventura y descubrir que nada es absoluto y uno mismo es el principal artífice de que todo pase. Incluso este cambio, como cualquiera que le siga.

Si estás buscando un cambio laboral, te deseo muchos éxitos y también aprovecho para recomendarte que te tomes algunos minutos para pensarte a vos mismo como parte de la ecuación, y no solo a las diferentes ofertas.

Si querés contarme tu historia, dejame un comentario o escribime a nasifr@gmail.com

¡Nos leemos!

 

Foto por Lorianne DiSabato

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Hay 2 Comentarios

  1. Rodrigo, muy interesante tu post!
    La verdad que cambiar de trabajo genera una gran incertidumbre y ansiedad, al mismo tiempo que presenta nuevos desafíos y oportunidades.
    Para que todos podamos conocer cómo son las empresas por dentro, de manera tal de disminuir los riesgos propios del cambio y elegir la mejor organización, te invitamos a calificar y opinar sobre las empresas donde trabajás o trabajaste en http://www.RealRef.com.ar !!

    Saludos!