Presentaciones con Impacto

A principios del mes de octubre recibí en mi oficina a los directivos de casa matriz en relación al inminente lanzamiento de  un producto nuevo en el mercado argentino. Como no podía ser de otra manera, estuvimos con una agenda muy estrecha donde tuvimos que hacer todo a las apuradas, entre ello, revisar la presentación que íbamos a usar con los prospectos de clientes que habíamos agendado.

Si bien los dos ejecutivos habían conseguido posicionar el producto en España a una taza increible (65% del share) durante los últimos 10 años, a mi no me terminaba de convencer la presentación que estabamos a punto de usar, pero como dije, la agenda apretaba así que no había tiempo para pensar algo nuevo. Finalmente decidimos no presentar diapositivas, sino hablar, mostrar algún video, etc. Algunas semanas más tarde, me llegó la hora de devolver la cortesía y visitar las oficinas de Barcelona y continuar la historia de las presentaciones comerciales.

La semana previa al viaje, cuando discutimos la agenda para los días que iba a estar de visita, uno de los puntos fue:

Charla sobre cómo armar presentaciones efectivas a cargo de Rodrigo Nasif Salum.

Imagínense!! ¿Yo? ¿Qué se yo sobre presentaciones? Bueno, el slot ya estaba reservado y no quería defraudar a los invitados así que me pasé toda la noche en el hotel pensando en que quería decir sobre presentaciones, ya que me quedaba claro que lo visto me resultaba aburrido (muy clara, pero aburrida al fin). Empecé a listar, justamente,  lo que a mi me suele aburrir de una presentación, marcando lo siguiente:

  • Demasiada teoría, demasiados tecnicismos,
  • El producto o servicio presentado es lo mejor del mundo, sería un idiota si no lo contrato,
  • La competencia provee un producto lamentable o servicio deficiente,
  • Mucho tiempo de duración,
  • Demasiada tecnología (efectos visuales, música, etc.) tienen un efecto contra producente,
  • El “orador” es un “lector” de lo que dice la diapositiva, no agrega valor,
Con éstos indicadores de aburrimiento presentes, redacté los 5 puntos que creo vitales a la hora de armar una presentación, especialmente una comercial.
Les dejo la presentación (como tuve que exportarla a Slideshare, se han perdido transiciones y los efectos básicos que usé):

1. Somos contadores de historias:

Logramos crear vínculos sólidos a través de las historias que contamos. Narrar virtudes (en este caso de productos y servicios, pero podrían ser de un auto, de una persona, de nosotros mismos, etc.) es solo información que no trasmite más que eso. Si queremos generar ese vínculo (o empezar a generarlo), les recomiendo que cuenten historias, que lo hagan personal. La gran pregunta que genera plantearlo de ésta manera es: ¿qué historia nos contamos a nosotros mismos?

2. No estamos salvando al mundo:

No, no estamos salvando al mundo con lo que estamos ofreciendo. ¿Y saben que es lo peor? ¡¡El cliente lo sabe!! No enfoquemos nuestras presentaciones como si la compañía que tan amablemente nos abrió la puerta para que les contemos que hacemos fuera a perecer si no nos compra nuestro tan noble producto. Aunque suene básico, para no caer en ésto tenes que saber muy bien qué haces entonces. ¿Vendes un producto?¿Vendes un servicio?¿Que necesidad satisface?
(Ojo: Si sos de la industria farmacéutica y vendes drogas que SI SALVAN VIDAS, quizás este punto no te aplica tan estrictamente 😀 )

3. No hay que ser un experto diseñador gráfico:

De hecho, en la presentación que vieron no usé photoshop, ni Illustratro ni nada de eso. Como conozco mis limitaciones como dibujante, suelo elegir presentaciones minimalistas con imagenes que representen la idea que quiero transmitir. La presentación es un soporte audio-visual (en mi caso, más visual que auditivo), pero el valor está en el contenido y en las historias del orador. Para que puedan imaginarse esta sesión, y lo que quiero decir: Dónde aparece una mano con mi tarjeta y despues fotos personales yo lo que dije fue algo así como:
– Podría presentarme mediante mis credenciales profesionales, pero eso no serviría para que nos conozcamos ni para romper el hielo. Pero hay otras formas de presentarme…
Mientras decía esto, las fotos iban haciendo su entrada, mostrandome en mi plano más personal. Con aquello que me gusta, apasiona y amo. Ojo, no es una fórmula, pero siempre me gustó para romper el hielo y robar alguna sonrisa que descontracture.

4. Dejar a un lado la tecnología:

Es una tentación usar las transiciones y animaciones de Powerpoint o Keynote… ¿No son excelentes? Para mi si lo son, pero para hacer uso y no abuso. Como dije antes, el valor está en el contenido y las historias del orador, no en la tecnología utilizada. Si, la tecnología deslumbra, pero no es real. No favorece a generar un vínculo sólido, una relación. Mi recomendación es que intentemos controlar el uso de la tecnología que utilizamos para presentar y nos enfoquemos en las historias.

5. Menos es más:

Recuadros abarrotados de información, decenas de diapositivas explicativas… ¡Aburren! Cuando más contenido puedan compartir Uds. y menos la diapositiva, mejor va a ser.
Si lo ponen en práctica, por favor cuentenme como se sintieron y que resultados les dió. Si se les ocurre alguna revisión de estas 5 recomendaciones, ¡¡no duden en compartir!!
Foto por re:group

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *