Tu negocio tiene que crecer

No todos tenemos los mismos objetivos, ni en el ámbito personal ni en el profesional: Algunos quieren tener un auto importado, otros quieren su propio departamento o casa, y a otros no les importa nada de eso, solo criar hijos sanos e independientes.

En lo profesional sucede lo mismo: Algunos quieren crecer y ser promovidos hasta llegar a lo más alto de la compañía, y otros solo quieren tener un trabajo tranquilo que les consuma la menor energía posible.

Pero, ¿qué pasa con los emprendedores o los dueños de empresas pequeñas y medianas? ¿Tienen todos los mismos objetivos? Uno podría caer en la trampa de creer que conoce al tipo de sujeto y que lo que quiere es ganar cada vez más dinero, pero esto no es necesariamente cierto.

En un evento de presentación de un programa de Dirección de Negocios brindado por una incubadora argentina donde éramos distintos representantes de empresas PyME y la discusión se puso interesante cuando el moderador desafió:

“¿Cuál es la estrategia de crecimiento de sus negocios?”

Alguno contestó tímidamente a nivel teórico, otro empezaba a trabarse en su propio relato cuando un hombre de unos 50 y algo de años contestó: ¿Está mal que no quiera crecer? Ya tengo 5 empleados, vivo bien, mis hijos también, ¿hasta que punto hay que seguir creciendo? Hoy así estoy tranquilo.

Silencio.

En principio, todos nos quedamos pensando. En mi caso, si bien no estoy de acuerdo con su postura, creía válido su punto. Respetable. Hasta que el moderador, re preguntó:

“¿Qué antigüedad tienen tus cinco empleados?”

“Entre 3 y 12 años”

“Entonces para vos es vital crecer”

“¿Por qué?”

“Porque cada día que pasa es más caro emplear a esa gente, y es más caro desvincularlos en caso que llegue el momento. Si no crecés, en realidad están perdiendo un poco cada día que pasa.”

Interesante postura, netamente desde el punto de vista del negocio.

Si les interesa, podemos continuar este tema planteando estrategias de crecimiento para encarar este tema.

¿Qué opinan?

Foto cortesía de Benjamin Child

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *